dijous, 13 de juny de 2019

Los pasos perdidos


      "Pero pronto nos vino al encuentro una noche más honda que la noche del teatro: una noche que se nos impuso por sus valores de silencio, por la solemnidad de su presencia cargada de astros. 
Podía desgarrarla momentáneamente cualquier estridencia del tránsito.  Volvía luego a hacerse entera, llenando los zaguanes y portones, espesándose en casas de ventanas abiertas que parecían deshabitadas, pesando sobre las calles desiertas, de grandes arcadas de piedra. Un sonido nos hizo detenernos, asombrados, teniendo que caminar varias veces para comprobar la maravilla: nuestros pasos resonaban en la acera del frente."



(Los pasos perdidos, Alejo Carpentier, 1953)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada